HELVETE ER HER
• Nos encontramos actualmente en el año 3034, la ciudad del cielo mantiene una lucha constante contra el infierno que se levanto alrededor de las siete murallas celestiales.

Bienvenidos sean a Helvete. Nada de lo que ocurre en este mundo, es lo que realmente sucede, todo lo bueno puede ser malo y lo malo puede ser bueno, la avaricia, la codicia, el deseo de poder y todos aquellos mundanos deseos, corroen las verdaderas intenciones de aquellos que alguna vez desearon convertir en el infierno en el paraíso del Edén. ¿Deseas ser consumido por el pecado o planeas pelear contra aquellos que destruyen al mundo lentamente?
El clima
• El clima de nuestro mundo actual, se encuentra completamente a la deriva. La única ciudad que ha sido capaz de controlar sus cambios bruscos de temperatura y estaciones climáticas, es Himmelen, quien posee un sistema tecnológicamente especializado y preparado para establecer en la ciudad del cielo, las cuatro estaciones, conocidas. como: Invierno, verano, primavera y otoño, de una forma controlada con respecto a las otras ciudades que carecen de dicho sistema. El cielo de Himmelen es artificial, en Helvete e Ingenting se puede apreciar, la hermosa luna cuya mitad se mantiene dispersada en trozos por el firmamento.
Los no-humanos

• Los no-humanos hicieron su aparición recientemente, en Ingenting, su origen es completamente desconocido, lo único que se sabe de ellos, es que aparecen regularmente en los pueblos que se han levantado cerca de la frontera, causando caos entre las familias, asesinando, masacrando y devorando sin control, se sospecha que los no-humanos, son experimentos erróneos, de alguna organización que busca crear criaturas, aún mas aterrorizante, que los demonios. ¡Leer más!
ADMINISTRADORES
The Boss
Lucifer
Aleksander Smyrnov
NOTICIERO
26 . 04Los no-humanos hicieron su aparición hace unos meses atrás, cuando una familia que residía en Ingenting, cerca de la tan conocida frontera fuese atacada por unos monstruos identificados con el nombre ya mencionado. ¡Leer más!
00 . 00Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
00 . 00 Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit.
Últimos temas
» ¡Libro de firmas!
Miér Dic 14, 2016 11:48 pm por Jimin

» — Registro de físico
Vie Dic 09, 2016 7:00 am por Cecil Reinhardt

» Vancouver Experience [Afiliación normal]
Lun Dic 05, 2016 2:12 am por Invitado

» SPIRIT SOUL +18 | AFILIACION ELITE
Vie Dic 02, 2016 1:05 am por Invitado

» Project Fear.less [Afiliación Élite]
Dom Nov 27, 2016 9:21 pm por Invitado

» New World Shinobi [Afiliación Élite]
Vie Nov 25, 2016 8:19 pm por Invitado

» Opina del avatar de arriba
Jue Nov 17, 2016 9:59 pm por Kaito

» Sakura Feudal [Élite]
Vie Nov 04, 2016 8:11 am por Invitado

» One Piece Storm - Élite
Jue Nov 03, 2016 1:54 am por Invitado

AFILIADOS
CRÉDITOS
Los créditos del maravilloso skin, así mismo para la utilización de algunas tablillas en el foro, son para Hardrock de Captain Knows Best a quien le agradecemos por permitirnos, el uso libre de sus maravillosos códigos. La historia originalmente fue escrita por The Boss en su totalidad, con ayuda de Aleksander. Algunas tablillas son propiedad de Helvete, como así mismo fueron sacadas de Savage - Themes a quien igualmente le agradecemos, por permitirnos el uso de sus hermosas tablillas. Las imágenes utilizadas en este foro, fueron sacadas de distintas partes de la web, como lo son google, zerochan, tumblr, weheartit...etc. Todos los derechos le pertenece a sus autores originales.

Helvete 3034 —Historia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Helvete 3034 —Historia

Mensaje por The Boss el Sáb Ene 17, 2015 9:45 am

HELVETE 3034 —HISTORIA

PRIMER CAPÍTULO
"TODO COMIENZO TIENE UN FINAL O ERA ¿AL REVÉS?"


Dicen que toda historia tiene una forma de ser contada, esta por su parte comienza con Kyoto, un chico normal que vivía en una de las ciudades más famosas de Japón, Tokyo. Este chico era amante de muchas cosas, como cualquier chico de su edad, tenía fascinación, atracción por toda clase de tema, pero Kyoto estaba consciente que habían tres cosas que el amaría siempre al menos en este entonces, estaba seguro de ello. La fotografía, el dibujo y su amigo Yuu, un chico de mediana edad que asistía a su mismo salón de clases, como era de esperarse un amigo de infancia cercano, del cual Kyoto sentía algo más que un solo amor fraternal. A su amigo se le ocurrió la magnifica idea de organizar un viaje a la playa, para despedir las vacaciones, en los pocos días que quedaban libres, pero la noche antes del paseo Kyoto tuvo un sueño que le hizo levantarse, exactamente a las 2:09 am, con mucho calor y una preocupación marcada en su expresión, incluso más tarde, incluso al encontrarse con todos, a pesar de mirar el rostro de alguien a quien quería mucho. El chico pelirrojo tenía una preocupación, aquel sueño le hizo ver algo que no quería se volviera realidad. Al llegar se acomodo en la arena, saco su libreta de dibujo, comenzando a trazar en ellas bocetos muy parecidos a Yuu, estuvo meditando ¿Qué debía hacer? tenía un mal presentimiento, algo no estaría bien en unas horas. Algo no estaría bien en la vida, marcaría un cambio realmente horrible para el curso de la humanidad. Sin pensarlo, Kyoto se levanto sacudiendo la arena que aún mantenía en sus pantalones corto, el llamado de Yuu fue sordo a sus oídos, quien estaba siendo llamado al océano, cuando por fin sus pies tocaron el agua, sintió como su cuerpo iba siendo arrastrado a la profundidad, antes que Yuu corriera a intentar sacarlo, una iluminación llamo la atención de todos a su alrededor, una gran esfera caía al mar, levantando un gran ola que en minutos transformo todo en desastre. Mientras Kyoto solo podía escuchar los ruidos fuera, a su alrededor se sentía intacto, tranquilo, notaba como todo empezaba a tonarse oscuro, escuchando al final en una voz varonil, tranquila — Duerme — aquellos enormes brazos, le habían dado una segunda oportunidad de que se quedará a su lado. Estando en su interior al fondo del mar las peripecias del desastre exterior no le harían daño, al humano que esta criatura, ahora necesitaba.

TOKYO - JAPAN —AÑO 3030

En este periodo conoceremos a Akira Yamada, tras dos milenios tras la primera catástrofe que empaño la vida tranquila del país. Los humanos habían logrado re-construir la ciudad, viviendo con suma tranquilidad, pero a sabiendas que aquello que paso en el siglo XXI podría volver a repetirse decidieron crear la organización Livstill, quien se encargaría de entrenar a hombres para que fueran capaces de luchar contra lo que se oculta en el universo. Aún en estos años secuenciales de destrucción, nunca se les explico claramente que había sucedido aquella vez, quienes los habían atacado, todos pensaron que eran conspiraciones de países sedientos de poder,  con ganas de iniciar una guerra, una guerra que no estaría tan lejos de comenzar. Era una tarde tranquila para Akira quien tenia un nuevo plan de vida, necesitaba con suma urgencia unirse a la clase élite de Livstill. En su camino se encuentra a sus más grandes amigas, una pequeña niña de unos 10 años junto a su madre.

— ¡Akira! ¡Akira-kun! — Movía las manos con gran entusiasmo, mientras se acercaba al chico a una velocidad considerable, terminando en sus brazos.

— ¡Aoi! ¡Aoi! — Repitió imitando los tonos infantiles con que fue llamado a primera instancia. Mientras la tomaba entre sus brazos, luego de ello la colocaba sobre sus hombros, comenzando a dar vueltas, sosteniendo a la niña de sus pies para que no cayera.

— ¡A ¿Dónde vas? Akira -kun! — Expresó sonriendo mientras se sostenía de la cabeza del mas alto, entre risas y comentario, su madre quien al buscaba de lejos, la encontró.

— Aoi por favor. ¿Qué te eh dicho de incomodar a Akira así? — Una chica joven, mirar su rostro y pensar que aún no estaba preparada para criar a una niña, sola. Intentaba de manera nerviosa y con un rostro levemente sonrojado, bajar a Aoi de los hombros ajenos.

Akira se apresuro para bajar a la niña de sus hombros y negar — ¡Jamás me incomodan! Y lo saben — sonríe, colocando sus manos en la cintura propia — Y bueno Aoi ¡Akira busca empleo! — sumamente animado. Las dos chicas, pusieron un rostro de preocupación, Rin incluso más que su hija al entender la magnitud del deseo de Akira.

— ¿Tiene algo que ver con ... la "clase élite"? — Pregunto la mayor de las chicas, sin perder detalles de las expresiones del chico.

Rasco tras su nuca, murmurando bajo — Bueno.. ¡Debo irme! — literalmente escapo de los cuestionamientos, algunos ciudadanos aún tenían miedo de volver a revivir lo de hace miles de años atrás. Pero el temor se volvió realidad, cuando Akira se detuvo para mirar a su alrededor, todo empezó a brillar como si el sol estuviera más cerca de la tierra que lo usual, un gran calor se alzo desde las profundidades del magma, cuando el chico alzo su mirada, la esfera de luz estaba tocando tierra, miro en dirección de Rin y Aoi, la pequeña niña corrió a sus brazos, pero antes que Rin, pudiera hacer lo mismo, todo fue destruido. Ni siquiera podía pensar bien, solo se aferraba a la pequeña niña, hasta que una voz le hizo entrar en confusión — No estas muerto — fueron sus palabras que lo hicieron alzar su mirada, una criatura humanoide de mas de quince metros de altura, lo estuvo protegiendo, al despistar su atención al objeto que le hablaba no se percato que Aoi, corría hacia su padre, que estaba en el suelo, pero antes de poder llegar callo al suelo, Akira quiso avanzar, pero su cuerpo empezó a sentirse cansado, su visión borrosa, al prácticamente desmayarse con las cintas, en sus manos, las cintas que Aoi llevaba en sus cabellos, antes de desfallecer, junto a su joven madre. Akira se encontraba consternado, cuando su mirada, algo atenuante por el aroma que se estaba esparciendo por todo el ambiente, escuchó nuevamente esa voz — Mi nombre es Behemot, un guardián de la tierra, creado por el único padre de los cielos. — Un fuerte golpe se escuchó, haciendo mirar a Akira a su frente, era otra criatura, aunque esta a simple vista era como aquellas que solo podían verse en la ficción — Necesito tu ayuda — volvió a hablar a medida que su enemigo se acercaba. El chico frunció el entrecejo y amarrando las cintas en su muñeca, le respondió a aquella voz — ¿Cómo puedo ayudarte? — aquel llamado Behemot solo empezó a desvanecerse, apoderándose de un cuerpo ajeno, cambiando su apariencia de inmediato — Eres un traidor — habló el contrario. Behemot solo guardo silencio, para adoptar una apariencia, similar a la de su contrincante, igualando en tamaño, ya que su imagen era más a los robots nipones o tan conocido mechas. Comenzó a luchar contra su enemigo, hasta que al final, solo se consumió en cenizas para volver al infierno. Cuando Akira volvió a tomar el mando de su cuerpo, solo cayó en el suelo inconsciente.
. . .
Mensajes :
54

Fecha de inscripción :
30/08/2014


Ver perfil de usuario http://helvete.sitio-web.org
Admin

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.